Tecnología a 0 Euros

La idea de hacer un regalo a alguien, sea a un amigo, a un cliente o familiar, siempre es una buena idea. La mala idea es sin duda alguna, condicionar ese regalo a la firma de un contrato.

Os imagináis recibir de regalo un pack con la temporada completa de vuestra serie favorita en DVD, y que luego al oído os digan “Si te comprometes por contrato a seguir comprando en mi tienda durante un periodo mínimo de un año y medio y gastando como mínimo 9 euros al mes más IVA, este regalo, es tuyo”, lo más lógico es responder que se meta el regalo dónde le quepa.

Hablar con propiedad es algo que nos beneficia a todos, pero desafortunadamente cada vez se utiliza menos.

El periódico El Mundo, sólo por citar un caso, lanza esta semana en televisión y prensa una campaña en la que regala a sus clientes un teléfono que… mejor cito textualmente:

“EL MUNDO y Yoigo regalan a los lectores un móvil de última generación, un Sony Ericsson C702, ¡por cero euros!, con GPS integrado y totalmente preparado para el aire libre. Un terminal de alta gama que, además, te envían a casa.”

La idea, que no es original, tampoco es mala, salvo que no se trata de un regalo sino de una promoción u oferta especial. Hasta aquí parece que no hay mucha diferencia, pero sí la hay.

Cuando uno escucha las palabras Oferta o Promoción aderezadas con la palabra “Especial” para “Nuestros” “Clientes” “lectores” uno tiene la humana intención de al menos pensárselo un poco, salvo que escuche la palabra “Regalo”, que es la parte en que generalmente uno suele perder un poco los papeles.

Un regalo es un regalo, pero si ha de haber por medio un contrato, un consumo mínimo y la obligatoriedad de permanecer durante 18 meses atado a una empresa, estamos hablando de una promoción, de una oferta. Y esto vale también para el resto de compañías telefónicas.

Aún aceptando la palabra “Pulpo” como animal de compañía, si el regalo fuera tal, y uno aceptase finalmente firmar un contrato, que menos que el terminal sea libre o al menos te den la posibilidad de poder liberarlo llamando al Centro de Atención al Cliente sin tener que esperar 18 meses para poder hacerlo. En qué quedamos, ¿es o no es un regalo?

 

Deja un comentario